0
Items : 0
Subtotal : $0.00
View CartCheck Out
0
Items : 0
Subtotal : $0.00
View CartCheck Out

Las 5 D que deberá afrontar la nueva Electricaribe

La empresa, o el operador de red de la Costa Atlántica que a partir de 2019 haga sus veces, no podrá escapar a los rápidos cambios que está experimentando el mercado

Las 5 D que deberá afrontar la nueva Electricaribe

Electricaribe, o el operador de red de la Costa Atlántica que a partir de 2019 haga sus veces, no podrá escapar a los rápidos cambios disruptivos que ya está experimentando el mercado de las energías renovables a nivel global, especialmente a partir de la Energía Solar Fotovoltaica (FV) y sus numerosas ventajas. Cambios a la velocidad digital de hoy que podemos resumir como las 5 D de la energía del presente y del futuro:

1. Diversificación: La nueva visión del Ministerio de Minas y Energía en materia de energía eléctrica ha definido la diversificación efectiva de la matriz energética del país como uno de sus objetivos primordiales. Según la UPME, el país necesitará 2.886 MW nuevos de FNCER en un escenario en el que se recupere Hidroituango, o 4.312 MW nuevos en el escenario de no recuperación. La distribución de la matriz incluye una participación aproximada del 25% para FNCER. “Producir conservando, conservar produciendo”, será la prioridad de la administración.

2. Democratización: La política regulatoria del servicio público de energía en Colombia (Ley 1715 de 2014) ha eliminado el monopolio tradicional sobre la generación de energía eléctrica para la red. La citada norma exige a los operadores del sistema interconectar a generadores independientes de energías renovables a su red de transmisión y distribución; así mismo, deja el camino expedito a los “prosumidores” de energía, quienes a partir de activos comunitarios compartidos y personales podrán generar o comprar energía directamente a través de transacciones entre pares (P2P), lo que permitirá la conexión entre micro redes FV y la red pública, garantizando una mayor confiabilidad y calidad del servicio, en caso de apagones.

3. Descarbonización: La dura batalla contra las emisiones de CO2 a partir de combustibles fósiles altamente contaminantes como el diésel y el carbón seguirá avanzando. En opinión de Sylvie Ludig, investigadora del Instituto de Ecología Aplicada de Berlín, a pesar de las dificultades durante la transición hacia masificación de las Fuentes No Convencionales de Energía Renovable, FNCER, “con cantidades suficientes de generación hidroeléctrica y tecnologías de almacenamiento de energía, la cantidad de tecnologías de generación de fósiles puede reducirse significativamente hasta cerca del 0%”.

4. Descentralización: A diferencia de las tradicionales plantas térmicas y a carbón centralizadas, los activos de las FNCER se encuentran a menudo conectados con la red local. Esto representa una oportunidad para incrementar la eficiencia de la red y reducir las pérdidas por transmisión regional y local. La descentralización también brinda nuevos retos tecnológicos a partir de los grandes avances de la electrónica de inversores FV (on gridoff grid, híbridos y multifuncionales) y las nuevas tecnologías de almacenamiento de energía, cuya masificación ha permitido a los “prosumidores” configurar nuevos modelos de costos y presupuestos mucho más flexibles.

5. Digitalización: Bajo el paraguas del concepto “Ciudad Inteligente” se han desarrollado tecnologías disruptivas como smart grid, inteligencia artificial, domótica, internet de las cosas y otros dispositivos que han facilitado la visualización remota, monitoreo y control del consumo de energía, como nunca antes. Nuevas tecnologías en desarrollo requieran de servicios de análisis e interpretación de la data, de manera especial las relacionadas con sistemas de micro redes de energía sobre plataformas digitales encriptadas para el intercambio de información comercial y financiera (block chain), al interior de las comunidades.

 

Fuente: Las 2 Orillas

Más Artículos